9 abr. 2010

Cruyff con patatas

Que suerte tiene Joan Laporta. Mucha. Me explico. ¿Alguien se imagina la investidura de Johan Cruyff como presidente de honor del F.C. Barcelona hace dos años? ¿Y así? ¿De esta forma? Me parece que no. El momento dulce del primer equipo es el mejor paraguas y pararrayos posible para dejar hacer y deshacer a esta junta. Aún así, las opiniones fluyen y con la investidura por decreto de Cruyff se ha logrado que la corriente cruyffista esté dividida. ¿Apoyamos la investidura así o no? Mmmmm…. Yo no. La Sala París presentó lleno en el acto oficial, pero se quedó pequeña para los más de 100.000 socios y millones de aficionados del Barça. El césped del Camp Nou sirvió en anteriores ocasiones para homenajear a Johan Cruyff, pero para esta el calor del público culé no pareció ser el más idóneo. Por algo será… ¿para evitar el abucheo general? No lo sabremos, porque no se dará. Aún así, que quede constancia de mi apoyo a la presidencia honorífica de Cruyff, pero mi repulsa a las formas de la directiva en como informar, decretar, presentar y oficializar la investidura. ¿Unanimidad en la junta? ¿Y entre el socio? Si el Barça es Més que un Club no es tan solo por el oxigeno político de antaño, también por ser un club abierto al debate. ¡Qué bonito es dialogar! Esta vez, pero, no ha sido posible. Ya se verá en las elecciones del 13 de junio. Por el momento habrá Cruyff con patatas.

4 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Yo es que soy muy "Cruyffista" así que no tengo malas palabras hacia "El Flaco" ;)

Saludos

Jose Luis Rodríguez Beltrán dijo...

@gabriela miranda
No, si yo malas palabras tampoco tengo, pero sí para la junat directiva. Una vez más sigue erre que erre haceindo y deshaciendo... Cruyff ha aceptado y no se le puede reprochar nada, pero las formas es de lo que yo me quejo, no de Cruyff...
saludosssss

Prera dijo...

Pues si, con patatas y con un par de huevos de algunos. En fin, ya se acaba la legislatura berlusconiana.

Albert dijo...

No estoy de acuerdo en nada. Es cierto que cambió al Barça completamente (en positivo), pero también le ha hecho daño en distintas ocasiones.
Adéu!