5/1/2012

Messi de Oriente

Esta vez no vino en chancletas pero sí con una de las tres coronas de  los Reyes Magos. Leo Messi saltó al campo con un resfriado y dos entrenos; sin la capa Real pero vestido de corto, de azulgrana. El estadio se vino arriba en ver al Rey culé calentar en la banda y Pep Guardiola -el paje Real- consiguió adelantar la noche mágica 24 horas. Era el minuto 59 cuando la varita de Messi puso dirección a la estrella fugaz del Barça y la porteria de Asier Riesgo poco pudo hacer. No se puede. Con o sin gripe, Messi jugó a hacer sonreír al aficionado y nadie marchó del nuevo belén sin humo con una felicitación. Los blaugrana de alegría, los de Pamplona pues vieron a Messi en su festejo. Dos goles en poco más de media hora de actuación, y de las buenas. De cabeza y de chute ajustado. 4 a 0 y pase casi garantizado contra Osasuna. ¿Alguien da más?  Messi de Oriente.

22/9/2011

Tres no son multitud

Es bueno saber que donde caben dos, caben tres. La Liga es muy larga y un inicio con los dos de siempre sólidos en la parte alta podía hacerse aún más cuesta arriba y pesada. Las quejas de una Liga de dos parece encontrar solución en el equipo de Unai Emery. Un claro ejemplo la rebeldía del juego de toque frente al Barça en Mestalla. Por momentos del partido el porcentaje fue similar - el Barça siempre por delante- y tan solo en la recta final los valencianistas vieron peligrar puntuar en su casa. El equipo ché se reinventa cada año y a pesar de su necesidad económica de vender -lleva 120 millones de euros recaudados en tres años con las ventas de Silva, Villa, Marchena, Mata y Joaquín- consigue hacer un bloque competitivo. Soldado, Banega, Mathieu, Pablo... son jugadorazos que llenan el vacio de los ídolos del pasado ya marchitos. La retina del aficionado tiene nuevos puntos de mira y retos para conseguir resolver el puzzle que se atisba. ¿Conseguirán equipos como Valencia o Atlético aguantar el ritmo todo el campeonato? ¿Se desinflará el Madrid? ¿La barriga está aún algo llena para los de Guardiola? Tengo claras algunas respuestas pero confío en el factor sorpresa. Por el momento diré que tres no son multitud.

30/8/2011

Un Barça infinito de recursos

La temporada pasada faltaron recursos en una plantilla sobrada de calidad. Por eso en el mercado de fichajes de invierno Ibrahim Afellay llegó para salvaguardar de alternativas la banqueta del Barça. De este modo también lo hicieran Thiago Alcántara y Andreu Fontàs subiendo el peldaño del filial al primer equipo. En esta campaña se ha aprendido de los errores y los deberes parecen hechos. La marcha de Bojan, Milito y Jeffren ha dado paso a Cesc Fàbregas y sobretodo, a Alexis Sánchez. En el debut liguero contra el Villareal se pudo ver la infinidad de recursos de una plantilla polivalente. Con un 3-4-3 y alineando a tan solo un defensa natural (Abidal) se pudieron ver juntos hasta seis mediocampistas natos -y con Xavi en el banquillo-. Las bajas por lesión de Piqué, Puyol, Maxwell y Adriano, y por sanción de Alves, pareció no preocupar para nada al cuerpo técnico blaugrana. Ahora entiendo el no fichaje de otro central tras la marcha de Milito, ahora entiendo la tranquilidad.

La calma se dibujó en la manita de goles que encajaron los de Juan Carlos Garrido. Todo un equipo de Champions, clasificado cuarto en la edición anterior de la Liga. Y la calma también fue el recital de fútbol control. La salida de balón con tres defensas no fue ningún quebradero. Busquets alineado como hombre libre de la zaga ayudó en la contienda y contó con la custodia de los interiores Thiago e Iniesta. Además Mascherano, Abidal y Keita respondieron al corte en caso necesario. Más adelante, un poco más del mediocentro, Cesc y Messi intercambiaron responsabilidades como falsos delanteros y reparto de toques de fantasía. Mientras Pedro y Alexis -ambos dos puras sangres, sobretodo el recién llegado chileno- se cansaron de subir y bajar la banda. Ahí bien pegaditos a la linea de cal. Espectacular rondo en todo el campo del Barcelona. Espectacular los recursos que se muestran a principio de temporada. Y eso que faltaron hombres clave como Puyol, Piqué y Dani Alves. ¿Alguien creyó tener cogida la fórmula al Barça de Guardiola? Pues que tome nota porque el equipo sigue su propia evolución temporada tras temporada. En esta no habrá once tipo, la variedad es excelente por la polivalencia de los 21 jugadores que forman un Barça infinito de recursos.

Fotos: Miguel Ruiz / Àlex Caparrós (FCB).

29/8/2011

No es lo que tengo, es lo que soy

El Barça de Pep Guardiola es el rival a batir en Liga y Champions. El equipo forjado por el de Santpedor y compañia lleva consigo una seña de identidad inequívoca con su juego. Fútbol de salón en su máxima expresión. Además ganen o pierdan el espíritu es intocable de un equipo que no se cansa de ganar. En la era de Guardiola, que justo empieza su cuarta temporada, suma 12 títulos de 15 posibles. El último fue levantado en Mónaco en la Supercopa de Europa. La aceleración en número de títulos es histórica. El Barça acumula ya 76 títulos y supera los 75 del Madrid. Todo un hito. Pero con este Barça lo más importante no son los títulos, si no que su forma de jugar. Y sobretodo ganar. El todo no vale para los hombres de Pep, sin embargo han conseguido con los principios de la casa blaugrana ganar. Unos principios que se cimentan con el buen trato del balón, el cuidado de los de la casa y mucho sacrificio. Una fórmula que el técnico blaugrana encabeza a la perfección en su cuarta temporada con dos títulos ya bajo el brazo (Supercopa de España y la antes esmentada Europea). Hoy, lunes, ante el Villarreal se inicia la competición de la regularidad y el Barça llega con una defensa hecha un cuadro con los lesionados Piqué, Puyol, Maxwell y Adriano y el sancionado Alves. Pero no importa otros acudirán en ayuda. Jonathan Dos Santos podrá formar el lateral derecho (como ha hecho durante la pretemporada), Mascherano y Fontàs (o Busquets) formar el eje defensivo y Abidal volver al lateral izquierdo. En este Barça lo principal no es lo que tengo, es lo que soy.

25/8/2011

José Mourinho, por la gracia de... ¿su afición?

Puede que esté muy equivocado pero he visto en diferentes medios de comunicación mucho apoyo al entrenador del Madrid antes y después de la disputa del Trofeo Santiago Bernabeu. Algunos mensajes lamentables como el de un aficionado que mandaba un recado a Tito Vilanova, segundo de Pep Guardiola. «Te esperamos», decía. No quiero pensar en su recibimiento a estas alturas porque confío en un abiente mucho menos caldeado. Pero Mou sigue en sus trece. Y las pancartas en favor del portugués en el Santiago Bernabeu -que fueron muchas- le mantienen intacta su fechoria. ¿O algunos medios utilizan la dedocracia subjetiva en la decisión para entrevistar a la gente? Sinço fuera así, quizás entonces sean válidos los sondeos de Florentino Pérez para mantener o echar a sus entrenadores. Será entonces que José Mourinho sigue por la gracia de... ¿su afición?

23/8/2011

Tito Vilanova, el más ovacionado en el Joan Gamper

Ni Messi, ni Cesc, ni Guardiola. El Camp Nou dictó sentencia. Tito Vilanova fue el más ovacionado durante la disputa del trofeo Joan Gamper. El silencio de Manel Vich, a los micrófonos del campo blaugrana, fue querido y a la vez consentido por un público agradecido. Un guiño a una fiesta en todos los aspectos. Por el resultado de 5 a 0 a favor contra el Nápoles. Por la presentación del primer equipo. Y por el respaldo total hacia el segundo del Pep Team. Los aplausos cómplices convierten a Tito Vilanova en un nuevo referente para el aficionado y con el cántico «Tito, Tito, Tito» se une a muchos otros mensajes hacia el técnico del Madrid, José Mourinho. Mensajes entre lineas o de bien claros. «Mourinho sal del banquillo», «Mourinho vete al teatro» o el «porqué». Tito Vilanova pasó seis años en La Masía del Barça pero no pudo cumplir su sueño de triunfar con el primer equipo. Se fogueó como mediocampista en equipos de segunda linea como Figueres, Celta, Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche y Gramanet. Como técnico dirigió al cadete B del Barça -de los Messi, Cesc y Piqué-, y el primer equipo del Pafrugell. También probó como director técnico del Figueres y del Terrassa. Y en 2007 cogió la llamada de Pep Guardiola para reemprender su camino en Can Barça. Y el 22 de agosto del 2011, minutos antes de la disputa del Gamper, Tito Vilanova fue el más ovacionado.  

19/8/2011

Partido de gran nivel, actitud amateur

No quisiera caer en ningún típico de Supercopa de España de estos días pero quizás me vaya directo al foso. Llevo unos cuantos años viendo, y sobretodo siguiendo por trabajo, partidos de fútbol de las categorias regionales de Cataluña.Y lo visto el otro día entre Barça y Madrid en el Camp Nou nunca lo viví, y lo digo por ambas partes. Ni por lo bueno (el juego fue exquisito, solemne para ser inicio de temporada), ni por lo malo. La dirección de aquí el firmante es la exposición de sentir vergüenza ajena tras ver la actitud de unos y otros. Nunca entenderé la excesiva agresividad de jugadores blancos como Marcelo, Pepe o Kedhira. Como tampoco la impunidad a esas acciones que transmiten Casillas o Xabi Alonso, lamentable por ser jugadores ejemplares tan solo hace dos temporadas atrás. Curiosamente el tiempo que lleva José Mourinho en el banquillo blanco. ¿Todo es culpa de “Mou”? Gran parte de responsabilidad tiene. La imagen cazada de la metida del dedo en el ojo a Tito Vilanova es de las más lamentables que haya visto. Mou representa no solo a sí mismo, también a un equip, una institución y a un deporte, que ésto último es lo más importante. Dicho esto el bando blaugrana también tiene parte de culpa por seguir su juego. Quizás sea inevitable: la tensión, el título en juego, la rivalidad... Me parece correcto pero insuficiente en el argumento de réplica cuando las imágenes captan como el banquillo de Pep Guardiola se levanta una y otra vez a criticar acción tras acción. Alguna pues se puede llegar a entender como el entradón desmesurado de Marcelo a Cesc. Pero una vez te levantas no busques con al mirada al contrario, que sabes que ganas te tiene. Espectáculo dantesco, más de unos que de otros. Puesto la actitud blaugrana, salvo el capítulo del banquillo, es ejemplar. Lo dicho: partido de gran nivel, actitud amateur.