3 may. 2006

Dos años después la historia llama al Barça

La historia del fútbol está llena de curiosidades. Hace tan solo dos años, el F.C.Barcelona disputaba el 9 de mayo del 2004 en Vigo las remotas posibilidades de angustiar, una jornada más, el alirón del Valencia por el título de Liga. Pero la victoria culé no existió, tan solo hubo un resultado favorable para un Celta de Vigo necesitado de puntos para intentar salvar la categoría (en la jornada siguiente descendió al perder por 3-0 frente al Deportivo). 1-0 quedaron, y consigo también toda esperanza de aficionado, directiva y plantilla de seguir persiguiendo al conjunto ché e ir rebajando los 8 puntos de distancia para el utópico sueño de conquistar la perseguida Liga. No obstante, la comunión entre las tres partes nació a partir de aquella derrota en la antepenúltima jornada y de esta peculiar forma nacieron los cimientos del actual campeón Barcelona.


La victoria en campo del Sevilla “in extremis” del 25 de Enero por 0-1 fue un regalo de Reyes Magos con retraso. El gol de cabeza de Kluivert regalaba al técnico blaugrana, Frank Rijkard, la confianza perdida por parte de la presidencia del Barça hacia su entrenador, y así le devolvía unas alas que perduran todavía en nuestros días. Después de la victoria en la capital andaluza el conjunto catalán se paseó durante 17 jornadas de forma invicta hasta el fatídico campo, Balaídos.


Hasta la disputa de la trigésima sexta jornada el Valencia aventaja en 5 puntos al Barça. 74 para 69 respectivamente. Valencia ganó en Sevilla y se confirmó como campeón tras perder Barça y Madrid (en casa ante el Mallorca 2-3). Si los catalanes hubieran ganado, la presión para los de Rafa Benitez hubiera sido grandiosa y podría haber habido un final distinto…no hubo noche épica en Vigo cómo sí sucediera jornadas anteriores en Mestalla ganando 0-1 con gol del “aparecido” Gerard, y en Santiago Bernabeu apalizando 1-2 con una clase magistral de buen fútbol de Ronaldinho y Cia.

Por todo ello la historia quizás haya querido que dos temporadas después de la angustiosa derrota en Balaídos, se convierta mañana éste estadio en otro de los campos que sean recordados no por las noches trágicas, sino pro las noches de gloria culé.

Fotos: (1) Ronaldinho disputa la pelota al celtiña Cáceres; (2) Kluivert empezó la racha de la locomotora Blaugrana; (3) Los jugadores del Barça celebran un gol haciendo una piña.

1 comentario:

Antón dijo...

Esperemos que tengas razón y el Barça se proclame campeón, aunque si no fuera así, no pasaria absolutamente nada. Personalemnete me gusta más ganar la liga frente al español.
Deu