20 ene. 2011

Los jugadores (confiados) no creyeron a Guardiola

Pep Guardiola aprovechó cada parón del partido en casa del Betis, rebautizado otra vez como Benito Villamarín, para llamar a banda a sus jugadores y darles nuevas instrucciones. No era para menos. En seis minutos de partido Jorge Molina hizo recordar todos los avisos previos del técnico culé. Cuidado, precaución, no está todo hecho, ... Se cansó de repetir en ruedas de prensa el mensaje de prudencia que la gran mayoría se tomó a broma. Incluso los jugadores, gran toque de atención. Una vez más el oráculo Guardiola tenia razón. «Yo ya lo dije», pensaría des de la banda mientras escuchaba a la gradería bética celebrar su noche mágica. Luego ya vino Messi para calmar los latidos béticos y se acabó 3 a 1. El 5 a 0 en la ida tiene estas cosas. Afrontas el partido de vuelta con cierta desmotivación y muy confiado. Aún así toque de atención para un equipo que ha establecido un nuevo record de 28 partidos sin perder, pero que el registro podría haber sido mucho mayor. Lástima. Los jugadores (confiados) no creyeron a Guardiola.  

2 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Esta derrota servirá para que todos pongamos los pies en el suelo. Nada está hecho. Viene bien recibir varapalos de vez en cuando. Dicho esto ayer quedó claro que con algunos suplentes NO podemos contar.

Saludos.

PD: Y muchos nos sorprendimos cuando Pep se llevó a toda la artilleria...

Jose Luis Rodríguez Beltrán dijo...

Está claro que Pep tenia razón y quienes le escuchamos casi nos reimos... es el oráculo... toque de atención... y sisi, hay señalados... Bojan, por ejemplo...incluso hoy en la crónica de tv3 lo mencionaban... raro es cuando Bojan siempre ha sido el protegido... en fin... saludosssss