2 nov. 2007

La señora de las castañas

La castañera de mi pueblo anda muy enfadada estos últimos días. La mujer, de edad avanzada, es una culé insaciable que apoya a más no poder al equipo del Barça cuando juega. Ganar hasta en los entrenamientos, es su premisa para afrontar los partidos de competición. Sin embargo, su filosofía estos días ha estado trastocada tras la victoria abultada del Madrid y el empate pobre de su equipo en Valladolid. La castañera ya no necesita asar sus castañas para entrar en calor, puesto desde el miércoles está muy disgustada. Está en vaga y huelga a la vez.

Todo un año esperando su gran día y cuando llega es incapaz de colocarse al lado de la parrilla para deleitar a pequeños y grandes. El calor que ella desprende, por su gran enfado, es muy superior al que pueda darle su viejo artilugio. Pero es que la mujer, además de no asar castañas se niega a venderlas en sus papelinas de color azul y grana. Y es que las papelinas construidas con diarios del Barça ya no las puede ni ver. Las noticias que antaño recogían y mantenían en calor a sus castañas, este año son amargas y según ella confiesa que podrían perjudicar el buen sabor de este manjar otoñal. Ella se niega a vender el fruto que tantos años atrás salvara a su economía familiar, incluso durante aquellos cinco años de sequía…la situación casi incomprendida de este Barça le provoca este gran malestar.

Se dice que de cada castaña pasada por la parrilla un alma queda libre, pues este año pocas marchitarán si Frank Rijkaard sigue haciendo el memo. Según la señora de las castañas, el técnico holandés vuelve a la autogestión del vestuario y deja que los mismos jugadores elijan quién debe jugar y quien no, según su peso en la plantilla. Hablamos de los galones. Por esto, la parada sigue cerrada y mis conciudadanos más que enfadados con el entrenador del Barça. Si no juegan ni sufren como un equipo es parte de culpa del cuerpo técnico, chillan casi mis vecinos. Ellos creen que si Messi no maravilla ya con su juego, si Iniesta lleva un mes apartado del área rival, si Ronaldinho juega por imposición y si las lesiones siguen siendo noticia casi a diario, es por culpa del máximo responsable. De este modo consideran que este Barça no funcionará, así que pronostican que el Barça volverá a convertirse en un equipo vulgar y vulnerable que nada tiene que ver con el Barça de calidad que todos sabemos que puede llegar a ser.

La oportunidad de mejorar, pasa al siguiente partido en casa frente al Betis. Otro rival asequible que los hombres de Frank Rijkaard deberían ganar con suficiente solvencia. Sin embargo, mi castañera preferida sigue en un estado de pesimismo imborrable. Por ello, sigue con su parada cerrada y me priva de comer las castañas calentitas de su parrilla. Cierto que podría hacerlas yo mismo en mi casa o ir al pueblo del costado, no obstante, la solución de huir con mi sed a otro lado es injusta para ella. Por ello, esperaré a que las castañas recogidas del Montseny (el monte de la cordura) lleguen a mi señora de las castañas y a Frank Rijkaard también…

5 comentarios:

Giorgio dijo...

espero que en un par de meses abra la parada, aunque no sea época y venda castañas a mansalva! este barça puede, pero no quiere. debe volver el juego más vertical q pedía henry, no 90 minutos, pero sí esos 20 min. que nos daban las ligas

saludoas

fernando dijo...

hay dos Barcelona: El del Nou Camp y el de fuera. Rijkaard debe lograr que sólo hay uno.

un abarzo.

Eduardo Garcia Lopez dijo...

Una castaña. Eso precisamente fué el partido contra el Valladolid, una castaña.
El equipo no funciona y se pierde en su futbol cansino, de excesivo toque al pie y poca profundidad.

PEP dijo...

@todos
Estamos en el descanso del Barça-betis y el Barça ha mejorado ese juego de solo toque y toque. Se ha viusto mas profundidad para henry, y más movilidad en el francés. Mi castañera al marcar Henry ha reabierto la parada...espero que esto dure...más al termino del partido.
Saludos cordiales a todos y gracias.

Alba dijo...

Bueno, yo que creo que, de momento, la castañera podrá abrir la parada aunque sea un par de dias, hasta el próximo encuetro. Un partido donde se mejoró un poco, pero que queda mucho por hacer.
Saludos